¿Debo pagarlo con tarjeta de crédito o con un préstamo?

En esta ocasión te aclaramos uno de los dilemas más comunes al momento de realizar pagos: ¿usar la tarjeta de crédito o pedir mejor un préstamo? Lee con mucha atención estos consejos y tendrás el panorama mucho más claro.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito es un medio de pago que se ha hecho muy necesario en estos tiempos porque abre una gama de opciones para realizar compras de bienes o servicios, ya sea en una tienda física o virtual, siempre con la premisa de pagar el monto después, en una o varias cuotas. Las tarjetas de crédito nos ofrecen seguridad al no tener que exponernos llevando efectivo (ante la delincuencia) y al pagar con menos contacto en tiendas físicas (ante el contagio).

¿Qué es un préstamo personal?

Es la entrega de dinero por parte de un banco para que lo utilices en lo que tengas proyectado, ya sea para financiar el colegio de tus hijos, pagar un viaje al extranjero o cubrir una urgencia, aceptando la obligación de devolver luego el dinero más los intereses en el tiempo que hayas pactado. 

¿Debo pagar con tarjeta de crédito o con un préstamo?

Pues como verás, tanto una tarjeta de crédito como un préstamo personal son herramientas financieras muy importantes para concretar las metas que nos hemos trazado. Saber en qué momento debemos utilizar cada una de ellas para determinados pagos responde a varios criterios que a continuación te explicamos: 

Lo primero es preguntarte: ¿Qué necesitas pagar? ¿Cuánto dinero necesitas? ¿Cuándo podrás pagarlo? Luego que hayas respondido estas tres preguntas tendrás más claro el horizonte y qué te conviene más. 

Si lo que necesitas pagar es un gasto menor, como el pago del delivery de la comida o la compra de un televisor, lo ideal en ese momento es que utilices la tarjeta de crédito ya que no representa un gasto tan fuerte en tu presupuesto y puedes pagarla en pocos meses  

Por el contrario, si tienes planificado un gasto que requiera mucho más tiempo para pagarse, como puede ser remodelar tu casa, pagar la maestría o empezar un negocio, el préstamo es lo más conveniente.

Cuando requieres pagar en efectivo y la suma es grande, (por ejemplo, pago al personal que remodela tu casa) no es recomendable que retires el dinero de la tarjeta de crédito, opta mejor por un préstamo, los intereses serán menores. 

 

¿Ya la viste no? Las tarjetas de crédito y los préstamos personales nos ofrecen distintas oportunidades para cumplir nuestras metas, pero es importante saber utilizarlas en la ocasión adecuada, solo así aprovecharemos al máximo su utilidad. 

¡Cumple tus metas con una tarjeta del BBVA!