Comprendiendo el sobreendeudamiento en tarjetas de crédito

¿Qué es el sobreendeudamiento?

El sobreendeudamiento es una condición financiera en la que un individuo acumula deudas que exceden su capacidad de pago. Esto sucede cuando los compromisos financieros, como préstamos, tarjetas de crédito y otros pagos, se vuelven insostenibles para el deudor. Puede surgir debido a diversos factores, como gastos imprevistos, falta de planificación financiera o cambios en la situación laboral. Por ello, por más que las tarjetas de crédito sean muy beneficiosas al usarlas con responsabilidad, pueden volverse en contra nuestra si no seguimos una serie de pautas para evitar el sobreendeudamiento. Veamos qué debemos hacer para no vernos en esta difícil situación.

¿Cómo evitar el sobreendeudamiento?

1. Establece un presupuesto y mantén el control de tus gastos

Lo primero que debemos hacer es saber exactamente cuánto podemos gastar mes a mes con nuestra tarjeta de crédito. Solo así sabremos que al momento que nos toque pagarla, según nuestro cronograma de pago, vamos a poder cumplir con esta obligación y no generaremos intereses. ¿Cómo hacerlo? Lo aconsejable es hacer un presupuesto de nuestros gastos mensuales con base en nuestros ingresos y por categorías. Por ejemplo, cuánto podemos gastar en alimentos, entretenimiento, casa, educación, salud, transporte, etc. Una vez definidos, sabremos cuál es nuestro tope para cada uno. ¿Te parece trabajoso? No te preocupes que ahora con Mis Presupuestos, una funcionalidad de tu App BBVA, puedes hacer tus presupuestos facilito y completamente gratis. ¿Y lo mejor? Esta funcionalidad te avisa cuando estás llegando al monto máximo de una categoría, así puedes evitar excederte y empezar a endeudarte.

2. Evita pagar solo el mínimo mensual

Seguro has visto que en el pago de tu tarjeta de crédito hay la opción de pago mínimo, ¿verdad? A primera vista, podemos pensar que con ese pago ya la libramos, pero lo que indica es que es el pago mínimo que debes realizar para continuar utilizando tu línea de crédito. Pero ¿sabes qué? Este pago genera intereses. Y si siempre pagas solo el monto mínimo estarás generando una bola de nieve y tu deuda irá creciendo cada vez más. Lo óptimo es pagar toda la deuda del mes, de modo que no generes deudas y pagarlo antes de la fecha límite de pago, ¿se entiende? ¡Perfecto! 

3. Limita el número de tarjetas de crédito

Tener muchas tarjetas de crédito aumenta el riesgo de sobreendeudamiento, ya que cada tarjeta representa una línea de crédito potencial. A medida que se acumulan tarjetas, la tentación de utilizarlas para compras innecesarias puede resultar una carga financiera difícil de manejar. Por otro lado, puede representarnos una dificultad para gestionar pagos. Cada emisor de tarjetas puede tener una fecha de vencimiento diferente, tasas de interés variadas y condiciones únicas. Esto aumenta la probabilidad de olvidar pagos o incurrir en cargos por pagos tardíos. Además, cada apertura de nueva tarjeta de crédito puede indicar a los prestamistas potenciales que existe un riesgo mayor de sobreendeudamiento e influir en tu puntuación crediticia. ¿Y eso en qué puede afectarte? Mira, pongamos por ejemplo que Roberto, entusiasmado por las ofertas de tarjetas de crédito, abre tres nuevas cuentas en un corto período de tiempo. Su puntuación crediticia disminuye y cuando busca una hipoteca, se le ofrece una tasa de interés más alta. Por último, al tener varias tarjetas, puedes también tener costos asociados mayores. Cada tarjeta de crédito puede tener tarifas anuales, cargos por transacciones en el extranjero, tasas de interés variables y otros costos asociados. Mantener varias tarjetas puede resultar en gastos acumulativos que podrían evitarse con una gestión más selectiva. 

4. No uses tu tarjeta de crédito para retirar efectivo

Si bien esta herramienta puede ser algo súper práctica, los expertos coinciden en que debemos utilizarla solamente si no hay otro recurso a la mano (como una especie de salvavidas) en situaciones de emergencia. ¿Y a qué se debe esto? Pues este préstamo, que se hace en función a tu línea de crédito genera intereses bastante elevados. Y ¿a qué situaciones de emergencia nos referimos? Pues cuando no tengas acceso a ninguna otra forma de contar con dinero en efectivo, como usar dinero de tu tarjeta de débito o solicitar un adelanto de sueldo, entre otras.

5. Monitorea tus gastos y revisa tus estados de cuenta con frecuencia

A veces hay gastos que no nos damos cuenta que estamos teniendo, como gastos “hormiga, fantasma o vampiro” que nos afectan día a día sin avisarnos. Felizmente hoy en día es muy fácil detectarlos y seguirle el ritmo a nuestros estados financieros y consumos diarios gracias al App BBVA. Ahí, además de figurar nuestros consumos con tarjeta, tenemos a nuestra disposición la funcionalidad Mi Día a Día, con la que podemos revisar en detalle y por categoría cada gasto que realizamos. Una herramienta gratuita que nos ayuda a ver de forma automática si nos estamos excediendo o no en nuestros consumos.

6. Conocer los términos y condiciones de tu tarjeta de crédito

Imagina que tuvieras una tarjeta de crédito con una tasa de interés elevada del 24%. Si no estás al tanto de este hecho y acumulas un saldo de $1,000 sin pagar, al final del mes te enfrentarás a $240 en intereses anuales. Vale la pena fijarse en los términos y condiciones, ¿verdad?.

  • Límite de crédito: otro aspecto importante es conocer tu límite de crédito, ya que excederlo puede resultar en cargos por sobregiro y afectar negativamente tu puntuación crediticia.
  • Tasa de interés: este es uno de los factores más críticos. Comprender si tienes una tasa fija o variable y cuál es la tasa exacta, te ayuda a anticipar y planificar los costos financieros asociados a la deuda. Veamos un ejemplo: si tienes una tasa de interés variable y los tipos de interés aumentan, tu deuda acumulará intereses a un ritmo más rápido, aumentando los pagos mensuales. ¡Ojo con eso!
  • Cargos y penalidades: las tarjetas de crédito a menudo tienen cargos por pagos atrasados, sobregiros y otras penalidades. Conocer estas tarifas te permitirá tomar las medidas necesarias para evitar costos adicionales, ¿la viste?
  • Beneficios y recompensas: también hay que estar al tanto de lo bueno que tienen las tarjetas de crédito, de modo que puedas aprovecharlas y no dejar pasar oportunidades valiosas. Por ejemplo, si tu Tarjeta BBVA tiene descuentos en miles de locales y no los estás utilizando, y por el contrario compras todo con precio normal sería gastar por gusto, ¿no?

Bueno, ahora que conoces cómo estar ordenado e informado puede evitar el temido sobreendeudamiento y así tener oportunidad de mantener una excelente salud financiera. ¿Sientes que ya estás listo para manejar una tarjeta de crédito y sacarle el jugo a todos sus beneficios responsablemente? Entonces dale clic aquí.

Y si aún no tienes una tarjeta de crédito y te está interesando, solicita la tuya aquí mismo

  
Si te gustó la lectura, seguro este artículo que habla sobre Como tus tarjetas de crédito te hacen entrar gratis a las salas VIP

Encuentra aquí tu Tarjeta de Crédito

  • Te premiamos por ahorrar. Sigue ahorrando dejándolo de garantía y te damos una tarjeta de crédito

Diferencias entre una tarjeta de débito y una de crédito

Las principales diferencias entre las tarjetas de débito y de crédito es el origen de los fondos y la forma de pago:

  • Las compras con una tarjeta de crédito se dan a través de un préstamo que te otorga el banco, esto gracias a una línea de crédito que la misma entidad establece. Obviamente, lo gastado lo tendrás que devolver después en uno o varios meses, a veces con intereses. 
  • En cambio, usar una tarjeta de débito es usar el dinero que posees, si préstamos de por medio: lo que gastes proviene de tu cuenta de ahorros asociada.

Beneficios de tener una tarjeta de débito

Tener una tarjeta de débito tiene varios beneficios enfocados en mejorar tus finanzas. Estos son los más populares. 

  • Es más práctico y seguro tener el dinero en la tarjeta que cargar efectivo. 
  • Reduce la posibilidad de recibir billetes falsos. 
  • Te permite hacer compras online con facilidad. 
  • Las tarjetas de débito no cobran intereses porque las compras las haces con tu propio dinero. 
  • Cada compra o movimiento queda registrado y podrás llevar mejor tus finanzas.

Cómo obtener una tarjeta de débito

Para obtener una tarjeta de débito debes primero abrir una cuenta de ahorros. Para ello, simplemente debes ser mayor de 18 años, contar con un documento de identidad vigente y llenar un formulario. En BBVA puedes abrir una cuenta en tan solo unos pasos y luego podrás pedir en cualquier de las oficinas que te entreguen tu tarjeta de débito.

Cómo proteger tu tarjeta de débito de fraudes y robos

Siempre es bueno prevenir antes que lamentar y por ello te brindaremos unos consejos para evitar cualquier contratiempo con tu tarjeta de débito: 

  • Si estás en el cajero evita mostrar tu contraseña y si tienes algún inconveniente llama al banco para que un asesor te apoye.
  • No envíes tus datos, contraseñas o detalles de tu tarjeta a través de correos electrónicos o redes sociales.
  • Cuando hagas una compra online ingresa tus datos solo en páginas seguras y de buena reputación.
  • Nunca hagas clic en enlaces de ofertas engañosas que recibas por correo electrónico o mensajes.
  • Contrata un seguro que proteja de compras fraudulentas por internet, falsificación de identidad, robo, etc. 

Ya viste que tener una tarjeta de débito no es complicado y, por su fuera poco, tiene varios beneficios que pueden mejorar tu salud financiera. 

¡Abre tu Cuenta BBVA, elige la mejor para ti!

  

Estos temas te podrían interesar

¡10 entradas dobles a Karol G!
Solicita tu tarjeta de crédito y participa en el sorteo de una de las 10 entradas dobles para Karol G en Lima
Solicita tu tarjeta de crédito y participa en el sorteo de una de las 10 entradas dobles p