Dice el dicho que “quien mucho abarca, poco aprieta”. Y muchas personas piensan que eso también aplica a las grandes compras que queremos hacer y que requieren un préstamo para hacerse realidad. Sin embargo, podemos decirte con total seguridad que no está mal tener más de un objetivo de este tipo, siempre y cuando sepas organizarte, hagas buen uso de tus tarjetas de crédito y priorices bien tus deseos para alcanzar el éxito.

¿No sabes cómo hacerlo? No desesperes. Lee esta nota y descubre qué debes tener en cuenta para conseguir la casa soñada, el auto que tanto deseas o el posgrado internacional del que todos hablan. 

Objetivo: Ser un profesional

No hay edad para empezar a estudiar o para profesionalizarte en lo que tanto quieres. Y si te preocupa el dinero para lograrlo, considera lo siguiente:

  • Si me quiero especializar: Uno de los puntos claves para cualquier cosa que te propongas es sincerar tu deseo a la realidad. Es probable que quieras realizar un posgrado en la universidad más prestigiosa del rubro, pero si eso significa endeudarse por varios años o pagar cuotas que finalmente no podrás cumplir, deberás replantear o esperar un poco hasta ahorrar un monto que te permita amortiguar el gasto final. Por otro lado, si ya encontraste el curso o programa de estudios que tanto quieres, solicita información sobre el pago anticipado o total. Muchas instituciones educativas ofrecen descuentos si pagas todo en una sola cuota. Consulta este punto y, de ser así, realiza el pago con tu tarjeta de crédito en el número de cuotas que más te convenga o solicita un préstamos para estudios.
  • Quiero empezar mis estudios: Este caso es muy similar en cuanto a opciones de pago. Pero hay otro punto que también puedes aprovechar: los convenios educativos con bancos. Revisa si el banco en el que tienes una cuenta de ahorros o tarjeta de crédito tiene algún convenio de pago con la institución educativa que te interesa. Muchas universidades e institutos son parte de un grupo bancario o poseen convenios con entidades financieras.

Objetivo: Tener casa propia

No solo el casado, casa quiere. Los solteros también disfrutan de sus propios espacios y ven en los inmuebles un espacio de seguridad para su futuro. Así que si tu meta es adquirir pronto una casa o departamento:

  • Piensa en tu ingreso mensual: Hace poco te decíamos que la clave para mejorar tus finanzas es mantener tus gastos en orden, especialmente si quieres adquirir algo que está fuera de tu presupuesto mensual. Por ello, lo primero que debes hacer es tener en cuenta tu presupuesto y separar una parte para iniciar tu ahorro de vivienda (requisito fundamental para un préstamos hipotecario). Esto te permitirá reconocer si tienes la capacidad de hacer un pago fijo mes a mes, sin atrasarte.
  • ¿Cuentas con la cuota inicial?: Otro punto importante para comprar tu casa propia es contar ya o empezar a juntar tu cuota inicial. Este monto es uno de los principales requisitos de cualquier crédito hipotecario, y por lo general ronda el 10% del precio del predio que deseas. Actualmente puedes usar una parte de tu AFP para reunir dicho monto, así que infórmate bien al respecto.
  • Cómo conseguir un financiamiento: Si ya tienes la inicial y ya estás acostumbrándote a separar parte de tu sueldo para un pago mensual, es hora de buscar financiamiento. Para ello, el banco te solicitará cierta información como tu historial bancario, el número de tarjetas de crédito que posees y qué tan buen uso les das. Así que lo mejor que puedes hacer es tener en orden toda esa documentación.

Objetivo: Comprar un auto

Tener un carro es tener mucha libertad: puedes controlar tus tiempos de transporte, puedes desplazarte a lugares por donde no llega el transporte público o puedes darte el gusto de viajar fuera de la ciudad en un espacio propio, con quienes quieras y llevando lo que quieras. Así que si estás pensando en adquirir un vehículo:

  • Piensa en el uso que le darás: Esto te ayudará a determinar mejor qué clase de coche necesitas. ¿Lo quieres para ir al trabajo? ¿Quizá para transportar a la familia? ¿O quizá para llevar a los amigos de viaje? Una vez sepas esto, elabora una lista de características que, crees, debe tener tu nuevo coche. No estaría mal que consultes a un experto en el tema.
  • ¿Tienes donde guardarlo?: Listo, ya sabes qué auto comprar. Pero te olvidaste lo más importante: ¿Dónde lo vas a guardar? Pagar una cochera te hará invertir un porcentaje extra de tu presupuesto, así que evalúa si será necesario pedir también un préstamo para adquirir un espacio donde guardarlo a diario.
  • Cuánto tienes pensado invertir: Es probable que la línea de crédito de tu tarjeta te permita adquirir el auto sin problemas, pero no hagas esto sin estar seguro de cuánto quieres gastar y en cuánto tiempo piensas pagarlo. En otras palabras: no sobregires tu tarjeta.
  • Cómo conseguir financiamiento: Si la línea de crédito de tu tarjeta no es suficiente para realizar la compra de tu vehículo, opta por un crédito vehicular. Las entidades bancarias tienen varias opciones al respecto, y podrás encontrar una que se adapte bien a tus posibilidades. Recuerda que la clave es sincerar tus posibilidades de pago para no endeudarte irremediablemente.

Ahora que llegaste a este punto, seguro te estarás preguntando…

¿Cuál es el orden para adquirir cada cosa?

Pues bien, eso depende de cuáles son tus objetivos y metas. Para algunas personas la realización profesional es vital, mientras que para otras el tener una vivienda es tener seguridad. Analiza bien cuál es tu prioridad y pon en acción tu plan para alcanzar lo que te propones.

¡Con esfuerzo y voluntad, lo lograrás!