¿Qué es un depósito a plazo fijo?

Los depósitos a plazo fijo son una excelente opción para ahorrar y generar ganancias al mismo tiempo. En BBVA te contamos todo lo que necesitas saber de este inmejorable producto. Toma nota si deseas rentabilizar tu dinero de una forma sencilla y segura.

¿Qué es un depósito a plazo?

Los depósitos a plazo son un tipo de operación financiera que consiste en depositar dinero por un periodo de tiempo específico a la espera de una rentabilidad segura.

Los depósitos a plazo pueden clasificarse en:

  • Depósitos a plazo fijo: en estos depósitos existe un plazo en que el dinero estará invertido y luego se devolverá al cliente con las respectivas ganancias que genere.
  • Depósitos a plazo fijo renovables: al término del plazo si no se retira el dinero, este se reinvierte por otro periodo.
  • Depósitos a plazo fijo indefinido: en estos depósitos no se define una fecha de término o renovación, por lo que el cliente podría retirarlos en cualquier momento y obtener intereses solo del tiempo en el que estuvo depositado el dinero.

En este artículo analizaremos el depósito a plazo fijo, el cual resumimos en tres simples pasos: 

  1. Depositas el dinero que quieres ahorrar.
  2. Durante el tiempo pactado vas obteniendo ganancias.
  3. Al final del plazo tienes lo ahorrado más la rentabilidad. 

Características de los depósitos a plazo fijo

Existen algunas características que debes tener en cuenta al momento de decidirte por un depósito a plazo: 

  • Se ganan más intereses que en una cuenta de ahorros. 
  • La tasa de interés se pacta previamente y está en función del plazo del depósito (mayor el tiempo, mayores los intereses ganados).
  • El cliente debe respetar el tiempo de permanencia de los ahorros. 
  • Podrás acceder a los intereses ganados según cómo lo decidas (puedes optar para que te lo depositen mes a mes o al final del plazo).
  • La cantidad mínima para la apertura del depósito será definida por el banco.
  • Si deseas disponer de los ahorros antes de la fecha de vencimiento deberás abonar una penalización.

Beneficios de los depósitos a plazo fijo

Los beneficios están asegurados si elegiste un depósito a plazo porque el dinero que ahorras sin duda aumentará. Otros beneficios son: 

  • Tu capital está en un lugar seguro y no hay opción de perderlo (es mucho mejor que tenerlo ‘bajo el colchón’)
  • Tu dinero tiene una rentabilidad fija (ganancia asegurada).
  • Puedes elegir el plazo: si escoges plazos mayores, obtendrás mayores intereses.
  • Puedes elegir el monto: si depositas un monto alto, la tasa de interés será más atractiva.

¿Un depósito a plazo fijo tiene riesgos?

Uno de los mayores beneficios de los depósitos a plazo fijo es que son muy seguros, no representan mayor riesgo porque el dinero ahorrado es intangible y lo único que variará son los intereses que irás obteniendo. ¿Suena muy bien verdad?

Los depósitos a plazo fijo se encuentran dentro de la clasificación de renta fija, es decir, tienen el nivel de riesgo más bajo entre los instrumentos financieros.

Eso sí, la entidad financiera que elijas para tu depósito a plazo debe estar supervisada por la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) y debe ser miembro del Fondo de Seguros de Depósito (que es una institución cuyo objetivo es proteger a los depositantes en caso la institución financiera donde tienes tu depósito quiebre). 

Los depósitos a plazo fijo representan una inmejorable oportunidad de ahorro porque son seguros (tu dinero está a salvo en un banco), son rentables (ofrece una rentabilidad fija superior al de una cuenta de ahorros) y de fácil acceso (abrir un depósito a plazo es muy sencillo). Son ideales si tienes una meta de ahorro -por ejemplo, para abrir un negocio o juntar para la inicial de un depa- porque en el tiempo que establezcas tu dinero irá aumentando.