¿Cómo hablo de deudas con mi familia?

Las deudas generan angustia, sobre todo cuando debes confesarles a tus familiares que atraviesan ese problema financiero. Descuida, en BBVA sabemos que estas situaciones son muy delicadas y por ello te explicamos cómo lidiar con momentos así y logres que juntos enfrenten el problema.

¿Debo hablar de deudas con mi familia?

¿Debo hablar de deudas con mi familia?

Es importante que la familia en conjunto participe desde el principio en la toma de decisiones o sea informada sobre el presupuesto familiar, que cada uno sepa la importancia del ahorro, de gastar con inteligencia y, por supuesto, que cuando exista una deuda sepan lo que ocurre, lo debatan, encuentren soluciones y se comprometan para cambiar la situación negativa.

 

Ambiente cómodo

Se trata de un tema importante donde quizá haya momentos de cierta tensión e incertidumbre, por ello es importante que la conversación se realice en un lugar donde la familia se sienta cómoda, en la sala, la mesa del comedor o en el patio de la casa. El tono con el que llevarás la plática debe ser de honestidad y confianza porque debes transmitir tranquilidad, sobre todo cuando respondas a las inquietudes de los miembros de tu familia y escuches sus preocupaciones.

Explica cómo se llegó a ese punto

Cuando expongas los problemas financieros que padecen lo primero que querrán saber es cómo se llegó a ese punto. Debes estar preparado para explicar las causas que ocasionaron la deuda y aunque no es necesario que seas demasiado explícito sí es importante que se hable de los comportamientos que ocasionaron el problema y no volver a repetirlos.  

Solución en conjunto

Lo más destacable de hablar de un tema tan complicado como este es que puede fortalecer a tu familia, que ahora buscará solucionar el impase financiero. Luego de escuchar, de intervenir, preguntar, identificar el problema y encontrar las soluciones, cada uno deberá comprometerse a cambiar esta situación negativa. Será un trabajo en conjunto que mejorará los lazos de confianza y unión.

 

Presupuesto familiar

Si no lo has hecho aún, no es tarde, pero no pierdas tiempo. Arma un presupuesto familiar mensual, incluyendo a cada uno de los miembros de tu familia que aporta o representa un gasto. Sé sincero en lo que gastan, aterriza todas las cifras y una vez que tengas todos los datos recopilados resta los ingresos y egresos, el resultado será el margen que tienes para pagar deudas, ahorrar o hacer algunos ajustes en los gastos.

 

Prioriza gastos

El presupuesto familiar te dará luces de lo que gastas mensualmente e identificarás qué gastos puedes eliminar. Quizá comprar productos de menor precio e igual calidad de los que sueles adquirir, ya no salir todas las semanas a comer a la calle sino cada 15 días o evitar los gastos hormiga (pequeños gastos que parecen inofensivos, pero que sumados al final de mes representan una gran cifra de dinero).

Ventajas de hablar de deudas con la familia:

  • Mejora la comunicación entre los miembros de la familia.
  • Pueden afrontar el problema en conjunto.
  • Saldrán de la deuda con la participación de todos.
  • Todos los miembros de la familia (sobre todo los menores) aprenderán sobre deudas y cómo evitarlas.
  • Tomarán conciencia sobre los gastos del hogar.
  • Aprenderán sobre ahorro y buen uso del dinero.
  • Se quitará un gran peso de encima.

Hablar con tu familia sobre una deuda es una muy buena oportunidad de no llevar solo ese peso sobre tus hombros, de encontrar una solución en conjunto, pero sobre todo de fortalecer los lazos de confianza con tus seres queridos.