Importante

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Más información

¿Qué son los gastos invisibles y por qué pueden ser peligrosos?

Los gastos invisibles afectan tu economía y no te das cuenta hasta que acaba el mes y te preguntas ¿en qué gastaste el dinero? En BBVA Perú te explicamos qué es este tipo de gasto, cómo identificarlo y, más importante aún, cómo evitarlo.

¿Qué son los gastos invisibles?

Los gastos invisibles son aquellos gastos que pasan desapercibidos porque se tratan de cantidades pequeñas, pero que de manera global suponen una cantidad importante cada mes y, en consecuencia, provocan un problema en tu economía.

Son conocidos también como gastos fantasmas o gastos hormigas y están presentes en cada momento de tu día, desde el café que tomas camino al trabajo hasta el postre que comes todas las tardes: pueden parecer situaciones insignificantes, gastos mínimos que no afectan tu día, pero no te das cuenta que esas monedas que gastas al final de mes suelen sumar una cantidad de dinero importante.

¿Por qué pueden ser peligrosos los gastos invisibles?

Su mismo nombre indica su peligrosidad: que sean invisibles muchas veces no permite que sean identificados y generan problemas en los presupuestos, intentos de ahorro, en liquidez de dinero y tiene un impacto negativo en las finanzas personales o familiares.

¿Qué gastos invisibles podrían estar afectando tu economía?

Analiza los gastos que sueles realizar, desde distintas situaciones y ámbitos.

  • Por ejemplo, existen muchos gastos invisibles que se realizan desde el área del entretenimiento, como las plataformas de streaming que pagamos mes a mes, pero usamos poco, paquetes de telefonía excesivos, membresía en el gimnasio o clubes a los que no asistimos, etc.
  • Analiza los gastos pequeños que has normalizado, como el taxi que tomas en vez del transporte público, el café en la tienda de las mañanas, los antojos en el kiosko, los almuerzos diarios fuera de casa o pequeños vicios como fumar un cigarrillo todas las tardes.  
  • Algunos gastos invisibles nacen del descuido propio, como cuando te atrasas en el pago de tu tarjeta de crédito y debes pagar intereses o el pago de las multas de tránsito.
  • Cuidado con las compras compulsivas y las compras online, adquiere lo que sea necesario y trata que sea todo en una sola tienda, para evitar pagos innecesarios de deliverys.

¿Cómo evitar los gastos invisibles?

  • Lo primero que debes hacer es identificarlos. ¿Cómo? Elabora un presupuesto, pero tienes que ser sincero en cuanto a tus ingresos, pero sobre todo de tus gastos, todos ellos, hasta el más insignificante, y apúntalo en un papel o en un documento de Excel.
  • Ahora que tienes una mejor visión, pregúntate qué gastos son esenciales, categorízalos según su importancia:  gastos de alimentación, movilidad, ocio, etc.
  • Mantén atención a tus gastos y haz un seguimiento completo para lograr mejoras. Apóyate en apps como Mis Presupuestos para ordenar tus gastos asignando dinero a tu presupuesto según la categoría que elijas o Mi Día a Día para que los pequeños gastos no pasen desapercibidos revisando el consolidado de tus ingresos, gastos y los movimientos financieros.
  • Gasta de forma inteligente, evalúa los productos teniendo en cuenta no solo el precio, sino también su eficiencia y durabilidad.

Todos saben que ahorrar es lo correcto, pero no están sencillo como parece. Es importante que identifiques los gastos invisibles, poco a poco los vayas desterrando y optes por el ahorro, es la mejor oportunidad de tener una buena y rebosante salud financiera.