¿Cómo puedes mantener tus tarjetas seguras?

Las tarjetas de crédito y de débito nos abren un mundo de oportunidades entre ellas el permitirnos realizar compras sin necesidad de tener efectivo, incluso desde la comodidad de la casa con las compras online. Sin embargo, los delincuentes siempre idean maneras de atacar, por eso te explicamos en detalle cómo puedes mantener tus tarjetas seguras y evitar ser víctima de alguna estafa.

¿Qué es una tarjeta de crédito y de débito?

Tanto las tarjetas de crédito como de débito son medios de pago que permiten realizar compras, ya sea en una tienda física o virtual sin la necesidad de tener dinero en los bolsillos. Mientras que las tarjetas de crédito tienen una línea de crédito con dinero que los bancos “prestan”, las tarjetas de débito están ligadas generalmente a una cuenta de ahorro con una cantidad de dinero que te pertenece.

El uso de ambas tarjetas es primordial en estos tiempos tanto por seguridad como por medida sanitaria, ya que minimiza el contacto físico entre personas. 

Sin embargo, la delincuencia se ha sofisticado para cometer delitos con respecto a nuestras tarjetas, pero los clientes también podemos evitar estafas y ataques con simples actos que no demandan demasiado esfuerzo y nos mantienen totalmente seguros. ¡Veamos cómo podemos hacerles la vida complicada a los delincuentes!

Consejos para proteger tus tarjetas

Este puede ser el consejo más obvio, pero es muy necesario: no muestres bajo ninguna condición la contraseña de tu tarjeta, ya sea cubriéndola con la mano en el cajero automático u observando que no haya nadie a tu lado (esto aplica también, por ejemplo, cuando estás en el bus y haces una compra desde tu celular). 

Si estás en el cajero y tienes algún problema con una transacción o tu clave, evita aceptar la ayuda de extraños, es mejor retirar tu tarjeta y comunicarte con tu banco.

Si el cajero se "traga" tu tarjeta, no te vayas, quédate en el lugar, comunícate con tu banco y reporta el problema. Un asesor te apoyará en ese momento.  

Evita enviar tus datos, contraseñas o detalles de tu tarjeta a través de correos electrónicos o redes sociales. 

Cuando hagas una compra online ingresa tus datos solo en páginas seguras y de buena reputación, comprueba que sea una conexión "https" y que tenga un certificado de seguridad válido. (busca en la barra de direcciones el candadito que sugiere que es una página segura).

Nunca hagas clic en enlaces de ofertas engañosas que recibas por correo electrónico o mensajes, podrían tratarse de estafas digitales (por ejemplo, mensajes que te dicen que ganaste un premio o que debes cambiar la clave de tu tarjeta, etc.). 

Procura ingresar la información de tu tarjeta de crédito cada vez que realices una compra online.

Tipos de fraudes electrónicos

Los canales digitales se han convertido en una potente herramienta que facilita el manejo de las finanzas personales, pero siempre hay que estar alerta y conocer de los fraudes electrónicos que se suelen presentar hasta en los más cotidiano. A continuación, te presentamos tres ejemplos: 

Phishing: se trata de una estafa en la que se intenta suplantar al banco para que el cliente le revele información de sus tarjetas. Suelen llegar a través de correos o mensajes alarmistas que solicitan datos, algo que las instituciones financieras no hacen. 

Vishing: es una estafa en la que se intenta obtener información de las tarjetas a a través de llamadas telefónicas. No debemos revelar datos bajo ninguna circunstancia. 

Smishing: en este tipo de estafa se envían enlaces falsos a través de mensajes de texto para obtener información confidencial. Nunca se debe responder a este tipo de mensajes. 

Mucho ojo: Hay que estar siempre muy alertas, el banco nunca se contactará contigo para solicitar información confidencial sobre tus datos y contraseñas.

Cómo bloquear la tarjeta

Si has perdido tu tarjeta, te la robaron o has sido víctima de algún tipo de estafa, debes bloquearla inmediatamente y para ello tienes varias opciones. 

Desde el App BBVA selecciona la tarjeta que deseas configurar y elige la opción "On/Off" para prender o apagar temporalmente tu tarjeta (puedes configurar también la disposición de efectivo y compras). Pero si lo que deseas es bloquearla de forma permanente escoge la opción "bloquear tarjeta".  ¡Así de sencillo!

También puedes optar por comunicarte con un asesor por teléfono o, si estás en condiciones, acercarte a la agencia más cercana. En ese momento, aprovecha dicha comunicación para conocer los últimos movimientos de tu tarjeta.

Contratar un seguro

Una opción que te ofrecen los bancos es contratar un seguro de protección para tus tarjetas y suelen tener estas características: 

  • Ofrecen protección frente al robo de tu tarjeta, compras fraudulentas por internet, falsificación de identidad, entre otros.
  • Recibes reembolso de gastos médicos en caso de robo.
  • Dan cobertura por compra fraudulenta por internet. 
  • Tienes planes de pago mensuales y anuales. 
  • Ofrecen el reembolso por trámite de tus documentos robados.

Tener una tarjeta de crédito o débito nos alivia la vida en muchos casos, nos protege de no tener grandes sumas de dinero en los bolsillos y permite que podamos estar activos financieramente sin necesidad de salir de casa o desde cualquier lugar del mundo, sin embargo, para mantener ese status de tranquilidad debemos tener siempre presente todos estos consejos y datos que te hemos dado. Ya viste todas las oportunidades de estar más seguro, ahora solo queda estar alerta siempre para que no te sorprendan.